Frankfurt, la crisis modifica la feria

10 de octubre de 2012
Fuente: elmundo.es

Rosalía Sánchez | Berlín

El libro, ese compañero imprescindible en plena crisis existencial, vuelve a convocar en Frakfurt el mayor aquelarre editorial de Europa, en el que la crisis está dictando nuevos protocolos formas de operar. “Las editoriales españolas saben que faltar a esta cita sería como ondear la bandera blanca y se resisten. Pero no tienen dinero para viajar, así que acuden agrupadas en stands asociados o en delegaciones regionales financiadas por los gobiernos”, cuenta Jürgen Boos, director de la feria. 

Otra señal inequívoca de la grave crisis a la que se enfrenta el sector español y de la profunda transformación es que las principales tendencias son la fusión de medios impresos y digitales y la decreciente presencia en la feria, en beneficio de potencias emergentes como China, India o Brasil, país invitado en la edición de 2013. “El impacto más grave de la crisis lo está sufriendo, sin duda, el sector editorial español”, reconoce Boos.

La facturación del sector editorial descendió en España más de un 4% en 2011, con un total de 2.772,3 millones de euros, según datos del Ministerio de Cultura. Descendieron un 5,3% el número de ejemplares publicados (286,46 millones), y un 21% el peso de las traducciones en el global de la oferta. El 92,8% de la producción española de libros procede de editoriales privadas y el 63,4% de editoriales de Cataluña y Madrid, las dos comunidades autónomas que acaparan el mayor porcentaje de exposición en Frankfurt.

La exportación es hoy crucial para la supervivencia del sector español, ya que registra un aumento del 5,38%, en contraste con el parón del mercado español. En concreto, el valor de las exportaciones del sector editorial alcanzó en 2011 los 314,6 millones de euros, un 18,9% más que en 2010.

“La mayor parte del volumen de negocio que las editoriales españolas cierran aquí en Frankfurt es con empresas latinoamericanas y en ese punto esperamos que vuelva a ser un año provechoso. Pero donde España está sufriendo un mayor bloqueo es en el libro de texto, clave en sus cifras generales de exportaciones y que sufre un retroceso ya de casi el 7%”, señala Boos.

Gigantes electrónicos, en la feria
El director de la Feria de Frankfurt no considera catastrófica la reducción de las tiradas y la desaparición progresiva de la edición impresa, que en 2011 descendió un 4,2% en beneficio de la edición digital, que aumentó un 43%, pero sí apunta al respecto el nuevo papel protagonista que están ganando empresas tradicionalmente ajenas al sector, los gigantes electrónicos como Sony o Nintendo, que en esta edición acuden por primera vez con grandes stands propios a Frankfurt para exhibir su oferta de libros electrónicos, que libran una nueva batalla en la guerra de precios. Muchos fabricantes presentan modelos económicos por debajo de los 100 euros como el Pocketbook Basic New o el Trekstor Pyrus Wifi. Otros buscan ir más allá de la mera imitación del libro tradicional: la empresa belga Acapela presentará “e-books” que incluyen una voz que los lee.

La crisis fuerza la imaginación y alienta la búsqueda de nuevos modelos de negocio. Palabras como autoedición y “crowdfunding” (la financiación por Internet con el aporte de múltiples lectores) ocuparán buena parte de los 3.000 actos y conferencias en Frankfurt.

“Asistimos a un momento de cambio tecnológico, pero hace años que sabemos que no hay que tener miedo. De lo que se hacen los libros, en esencia, sigue siendo lo mismo”, dice.

Desfile de figuras
Que Internet está cambiando la forma de leer y escribir quedó demostrado con la trilogía sado-erótica “Cincuenta sombras de Gray”, uno de los grandes fenómenos editoriales de los últimos años. Ella será uno de los centenares de autores que pasarán por la feria -170.000 metros cuadrados- en un heterogéneo desfile con figuras tan diversas como la autora de “best-sellers” Donna Leon, la premio Nobel Müller, el holandés Noteboom, el estadounidense Ford o inclusoSchwarzenegger, que presenta su autobiografía.

La escritora , recién galardonada por “Landgericht” con el Deutscher Buchpreis, que se otorga a la mejor novela del año en lengua alemana, constituirá el gran elemento de tirón nacional. Es la historia de un exiliado alemán que regresa después de la Segunda Guerra Mundial y se encuentra con un país que no quiere saber nada de sus culpas.

Con Nueva Zelanda como país invitado de honor y unos 7.300 expositores de más de 100 países, la cumbre editorial mantiene los niveles del año pasado y vuelve a hacerse la misma pregunta, como cada octubre: ¿cuál será el próximo bestseller mundial?