Entrevista a Eduardo Moreno, de CLC Chile, “Distribuidor del Año 2011”

¿Cuántos años lleva CLC operando en Chile, y cuántos empleados tienen? ¿Tienen oficinas o centros de distribución en otras ciudades del país?

Llevamos 54 años de ministerio, contamos con 7 librerías, cada una funciona además como un centro de distribución, única manera de cubrir lo largo del país y hacer posible que otras librerías se puedan surtir bien. Nuestro equipo se compone de 29 personas bien comprometidas.

Además de librerías cristianas, ¿qué otro tipo de clientes tiene CLC?

Seminarios e institutos bíblicos, colegios, universidades y colportores.

¿Qué factores han llevado a CLC a destacarse en el campo de la distribución?

Contar con un equipo apasionado y comprometido.
Buen inventario, buscar proyectos que encanten y motiven a la lectura.
Permanente preocupación por cumplir nuestra misión.

¿Cuáles son los retos que están enfrentando, y cómo piensan superarlos?

Abrir nuevas librerías, adquirir un almacén con mayor capacidad, los retos solo se superan con muuuucho trabajo y eso es lo que estamos haciendo.

Tres consejos que le da a los empresarios o ministerios que planifican abrir una librería cristiana.

1- Aparten unos minutos y escriban cinco razones por las cuales quiere abrir una librería.
2- Hacer un buen estudio de mercado y una declaración de propósito que le servirá de bújula.
3- Leer, leer, seguir leyendo y hacer del libro “Llamados a ser siervos” de Warren Wiersbe su segundo libro de lectura después de la Biblia, al menos por un par de años.

Una investigación realizada por Cerlac-Unesco para medir los hábitos de lectura en seis países de Latinoamérica, muestra que tras los argentinos (70%), los chilenos son los que más libros leen en la región: un 51% dice hacerlo y un promedio de 5,4 libros al año. Y aunque las cifras son positivas hay un gran pero: a diferencia de los argentinos, los chilenos no leen por gusto, sino por obligación, principalmente, por razones académicas y laborales.
¿Qué motiva entonces en Chile a los lectores de libros cristianos?

Un permanente deseo de mejorar en el conocimiento de la Biblia y encontrar orientación bíblica para superar las dificultades de la vida.

¿Qué tipo de libro (categoría) es el más que compran en las librerías cristianas?

Lejos, todo libro que esté relacionado con la familia.
En este mismo estudio se demostró que en cuanto a la manera de acceder a los libros, Chile aparece como uno de los países donde menos se compran libros, con un 35%.

¿Cómo se destaca la venta de los libros cristianos dentro de la industria general?

Buscando la cercanía con los clientes, hacer del cliente un amigo.

¿Cómo logra CLC Chile sus ventas?

Marcando presencia en todo el territorio, el trabajo con vehículos llegando a zonas apartadas es muy apreciado. Celebramos conferencias para pastores y maestros. Siempre hay proyectos nuevos que mantienen a cada librería muy enfocada en su labor de incentivar la lectura. Nuestro sitio web y las redes sociales también están presentes en la promoción de la lectura, nada de esto sería realidad si no fuera por la gracia y misericordia de Dios que día a día nos bendice con personas entrando por primera vez a alguna de nuestras librerías.

¿Algún anécdota curioso, o un testimonio impactante dentro de sus años como distribuidor?

Lo más impactante que sucede cada año es nuestra celebración del Día de Acción de gracias en cada librería de CLC, ese día presentamos una ofrenda de gratitud a nuestro Dios por su fidelidad con el ministerio y lo hacemos dando un buen descuento a todos los clientes, es impresionante la participación del público y la cantidad de libros que compran este día.

¿Cómo visualiza a la industria de la literatura cristiana en los próximos tres años?

Sólida, siempre ofreciendo nuevas oportunidades de satisfacer las necesidades espirituales de los lectores.