Seis suposiciones equivocadas sobre los libros para niños

Hace una década, el teléfono era algo que utilizabamos para hacer llamadas. Pero el lanzamiento del iPhone en 2007 lo transformó y condujo al desarrollo de una gama de dispositivos en iOS y Androide que han cambiado el mundo. Estos desarrollos tecnológicos han revolucionado la manera en que los niños reciben e interactuan con la información, colocando a los editores en un estado de confusión.

Todos hemos desarrollado hipótesis sobre cómo leen los niños hoy. Algunas han sido atinadas, otras medio correctas y otras equivocadas. Si nuestra meta es llevar la palabra de Dios a la próxima generación, es importante que examinemos estas suposiciones.

1. Los niños y los jóvenes están leyendo menos.

Los estudios han demostrado que esto es falso. De hecho, según una investigación de 2014 de la UNESCO sobre lectura en la era móvil, con los niños en el mundo en desarrollo,está ocurriendo lo opuesto. El estudio encontró que las personas que tenían limitado acceso a los libros impresos, incluyendo los niños, están leyendo más que nunca antes – pero en las pequeñas pantallas de sus teléfonos. ¿Qué significa esto para la publicación de la Biblia? Que lo digital ha abierto la puerta de acceso a la Palabra de Dios y al compromiso cristiano como nunca antes.

2. Los niños están abandonando los libros impresos.

Convencidos de que sólo los nacidos en la era digital leían en dispositivos digitales, los editores inundaron el mercado con libros electrónicos y aplicaciones para niños. Pero esto simplemente no fue la realidad. Nielsen, una compañía global de investigación, recientemente encontró que mientras están aumentando las ventas de libros electrónicos para niños, estos aún gustan de leer los libros impresos.

Estos son algunos hallazgos de esta investigación: En 2014 se vendieron en Brasil y en los Estados Unidos más libros infantiles impresos que nunca antes. 37% de todos los libros impresos vendidos en los Estados Unidos son para niños y jóvenes. En el Reino Unido la proporción es de alrededor de 34% y en China la demanda está aumentando fuertemente. Aproximadamente el 21% de los eBooks son para los niños, pero los que están entre 13 y 17 años prefieren leer libros impresos. Los padres están comprando más libros impresos para los niños más pequeños, especialmente libros de cartón.

3. Los libros impresos para los niños eventualmente desaparecerán.

Cada vez que ocurre un nuevo desarrollo tecnológico, muchos empiezan a predecir la muerte y desaparición de la vieja tecnología. Pero esto no siempre sucede. El nuevo desarrollo trae cambios y la gente aprende de estos desarrollos, pero los viejos y nuevos medios pueden adaptarse y sobrevivir, satisfaciendo diferentes necesidades y preferencias.

4. Es fácil innovar con libros para niños.

Muchos editores han sentido que no es muy complicado adaptar digitalmente libros impresos – por ejemplo, las típicas historias de la Biblia con ilustraciones y colores agradables. Pero las investigaciones cuentan una historia diferente. La generación actual de niños y niñas tienen expectativas diferentes a las de generaciones anteriores. Un estudio reciente de ChildTech demostró que es más difícil impresionar a los niños cuando se trata de desarrollar aplicaciones innovadoras y eBooks. Los niños no quieren ser subestimados. Quieren poder y ahora elijen los libros que leen.

5. Las grandes editoriales tienen mejores posibilidades cuando se trata de publicar libros para niños.

Ser una editorial grande, puede ser una desventaja cuando se trata de mantenerse al día con el cambiante mundo de la edición para niños. En su libro “David y Goliat” Malcolm Gladwell especula que David no ganó porque era pequeño, sino porque Goliat era grande. Los ministerios gigantes tienen a menudo sorprendentes puntos débiles y las organizaciones que parecen débiles pueden llegar a ser sorprendentemente fuertes. Con el desafío de llegar a la nueva generación no necesitamos ser un Goliat. Hay que atreverse a ser un David.

6. Debemos promover intensamente las publicaciones infantiles en todas las redes sociales.

Nosotros no debemos abrumar a nuestra audiencia con promociones cruzadas. La editorial Scholastic tiene 65 cuentas en diferentes redes sociales pero no cansa a sus audiencias promoviendo sus marcas y productos en todas sus cuentas. Es importante elegir bien las redes sociales que usamos para llegar al público principal y desarrollar campañas creativas y frescas para atraer su interés.

Conclusión

Sin duda estamos viviendo tiempos especiales cuando se trata de la publicación y distribución de libros para niños. El mundo está cambiando y hay mucho que aprender para enseñarles el mensaje de la Biblia. Ahora, es más importante que nunca antes, seguir conectados con ellos, asegurandonos que realmente entendemos sus necesidades en lugar de hacer suposiciones. Los niños de la nueva generación pueden ser tecnológicamente más expertos que los de generaciones anteriores, pero todavía sienten placer en leer buenos libros – impresos o digitales – y aún buscan significado e inspiración. Ayudémosles a encontrarlo en la Biblia.

Melvin Rivera Velázquez, es Director de Publicación Bíblica Mundial de las Sociedades Bíblicas Unidas. Allí está a cargo de coordinar la estrategia digital e impresa, la capacitación y consultoría global en publicaciones con los 146 países miembros. También publica el podcast y Blog sobre liderazgo cristiano e innovación www.cambio180.com