Encontrando el camino

Edyah Barragan

Editorial CLC

Encontrando el camino por Edyah Barragan, autora hispana residente en los Estados Unidos. Edyah es una reconocida youtuber entre la juventud hispana del sur de los Estados Unidos y México, que se comunicaba con los jóvenes de manera fresca y divertida, enseñando consejos prácticos para la vida, y les mostraba diversas formas de vivir la vida.  En medio de su aparente fama y reconocimiento, se sentía sola y vacía.  Pero un día Dios la encontró en el camino y ahora nos comparte sus experiencias y cómo encontró el verdadero camino hacia la vida eterna, aquí algunas de sus palabras como introducción a su libro:

“Un día desperté, me vi al espejo y me di cuenta de que la persona que estaba en el reflejo no era yo. Era como verme desde la perspectiva de una tercera persona, sin poder reconocer a quién estaba mirando. Habían pasado los años y con el tiempo construí un ser ficticio, tan irreconocible ante mis ojos que no quedaba nada realmente de mí; era como ver a una extraña observándome. Estaba perdida, sucia y parecía que me había estrellado contra una pared. Después de tantos intentos fallidos por tratar de tomar las riendas de mi vida, estaba cansada y agotada. Pero no me rendí, sino que decidí cambiar y volver a ser quien realmente era, o al menos quien creía ser. Ahí comenzó mi búsqueda de identidad, la cual me llevó a regresar a la fe. En ese proceso de encontrar mi camino, Dios habló a mi corazón y me transformó completamente. Aunque todavía tengo mucho por aprender y entender, he llegado a un punto donde comprendo que no solo yo he pasado por una crisis de identidad, sino que hay una generación completa a mi  alrededor buscando su identidad y propósito.

Me gustaría compartir lo que he aprendido, lo que continúo aprendiendo y las cosas que me han ayudado en mi vida duran te este proceso de reencontrarme. Quiero ser una voz que lleve luz, y compartir con muchos todas aquellas cosas que hubiera querido que alguien me dijera antes de caer en el punto más bajo de mi vida; aquellas cosas que me hubieran ayudado en mi búsqueda.

Sin importar las malas experiencias, estoy agradecida porque Dios no me abandonó; cada día he visto Su actuar en mí. Él me ayudó a comprender lo que yo no conocía. Creo firmemente que incluso las peores experiencias o “fracasos” de la vida, pueden ser usados por Dios para mostrarles a los Suyos un propósito y bendecirlos. No veo mi pasado como algo perdido y vergonzoso, simplemente fueron situaciones que me hicieron atravesar el fuego para quitarme una gran venda de los ojos. Cada mala experiencia me moldeó de cierta manera y al final obró para bien.

Es fácil dar un consejo cuando nunca has pasado por una situación o un momento difícil, pero en mi caso voy a contarles una experiencia propia. Esto no es una anécdota que alguien me contó o un relato de ficción, es mi propia historia; la historia de una joven igual que tú, que vive en medio de esta sociedad tan confundida y perdida. Cometí errores, tropecé, fallé y me perdí, pero ahí no terminó mi historia, ahí fue donde todo comenzó”.