Aprovecha bien el tiempo

Ana Ávila

Editorial Grupo Nelson

Cuando escuchamos la palabra “productividad” muchos de nosotros pensamos en “hacer más con menos.” La razón es que la productividad es un concepto económico que indica la relación entre los productos de un sistema y los recursos utilizados en el mismo. Entre más se obtenga y menos se invierta, el sistema es más productivo. Es un error, sin embargo, pensar en la productividad personal de manera tan simplista. Especialmente la productividad personal cristiana.

Aprovecha bien el tiempo cambiará la manera en que entiendes la productividad, para que puedas ser eficiente y organizado en todas las áreas de tu vida. Tu productividad cambiará a través de seis principios que revolucionarán la manera en que abordas tus tareas cotidianas:

  • Tiempo: Tienes tiempo para hacer lo que deberías estar haciendo.
  • Límites: No puedes hacerlo todo.
  • Decisiones: No tienes que hacerlo todo.
  • Enfoque: Si no fijas los ojos en la meta, acabarás perdido.
  • Hábitos: Cada paso en la dirección correcta, cuenta.
  • Herramientas: Tu cerebro fue creado para crear, no para almacenar.