Qué pasará con los precios de libros electrónicos tras la demanda a Apple

12 de abril de 2012
Fuente: cnn.com

Algunos esperan que los precios de las obras digitales disminuirán en general, pero otros creen que solo convendrá al futuro de Amazon

En 2010 la iPad irrumpió en el escenario de libros baratos establecidos por Amazon (Tomada de apple.com).

(CNN) — Para los usuarios, las noticias de que el Departamento de Justicia de Estados Unidos demandó a Apple y a algunas editoriales por colusión, se reduce a una sola pregunta: ¿los libros electrónicos serán más baratos?

¿La respuesta más breve?: Lo más probable es que sí. Pero las ramificaciones de este movimiento a largo plazo son poco claras y algunos sostienen que al final los precios subirán.

La demanda de este miércoles se centra en el lanzamiento en 2010 de la primera iPad, cuando, según el gobierno estadounidense, Apple se puso de acuerdo con seis casas editoriales grandes para elevar los costos de los libros digitales. En ese momento, el Kindle de Amazon era por mucho el lector electrónico dominante, y la empresa forzó a las editoriales a vender la mayoría de los títulos por un precio de 9.99 dólares en su versión digital.

Las editoriales argumentaron que el precio era demasiado bajo y, según el Departamento de Justicia estadounidense, acudieron a Apple en 2009, como una forma de defenderse de Amazon. Al final, los libros en la iPad se vendieron por cerca de 12.99 dólares y, como parte de su acuerdo con Apple, las editoriales ofrecieron sus libros a otros expendedores por los mismos precios.

Después de un par de días, Amazon reculó y permitió que las casas editoras establecieran sus propios precios.

“Esta acción disparó los precios de los e-books virtualmente en una noche», dijo Sharis Pozen, cabeza de la división de defensa contra los monopolios del Departamento de Justicia, en una conferencia de prensa este miércoles. “Déjenme ser clara: es ilegal cuando las empresas entran en acuerdos para prevenir la competencia de precios”.

Las tres editoriales que ya llegaron a un acuerdo con el gobierno (HarperCollins, Simon & Schuster y Hachette) accedieron a romper los contratos actuales y renegociar el precio con puntos de venta comoAmazon y Barnes & Noble, cuya tableta Nook es uno de los lectores electrónicos más populares.

Pero, ¿qué pasará ahora?

Amazon no perdió el tiempo y sugirió que los precios deben bajar pronto.

«Éste es un gran triunfo para los que tienen una Kindle y buscamos que nos permitan bajar los precios en más libros para la Kindle», dijo un vocero de Amazon vía correo electrónico.

Supuestamente, esto también conducirá a una reducción de precios. Y es lógico que Apple siga con esto después de la demanda.

La empresa se negó a comentar a CNN para esta historia.

Pero algunos dicen que los precios bajos de Amazon han sido el problema todo este tiempo.

Scott Turow, un autor best seller y presidente del Gremio de Autores de Estados Unidos, hace eco de las quejas de las editoriales. Turow, quien considera a Amazon como «el Darth Vader del mundo literario», publicó en Bloomberg el mes pasado que una demanda para Apple inclinaría la balanza muy a favor de Amazon.

“Si reinstauramos el status quo como antes del… progreso de Apple, entonces las librerías y las editoriales serán las primeras víctimas”, escribió. “Justo detrás de ellas estarán los lectores, quienes verán cómo la diversidad de títulos y autores disminuye, mientras los títulos más importantes se vuelven más caros”.

El argumento es algo así: al vender más libros electrónicos por 9.99 dólares, Amazon establece un precio demasiado bajo para que otros lo igualen. Si eso eventualmente ahuyenta a la competencia, Amazon (quese proyecta que tendrá más de la mitad de ventas de libros en Estados Unidos para finales de 2012) no tendría restricciones y podría establecer los precios que quisiera.

El escenario actual «se ve un poco más sólido y en un mercado más competitivo, en comparación con el mundo que quedaría si el Departamento de Justicia abre el camino para que Amazon regrese a sus prácticas depredadoras», escribió Turow.

El inglés y el español, lenguas predominantes en la comunicación global

26 de junio de 2012
Fuente: EFE

Londres,  (EFE).- El inglés y el español son las lenguas predominantes en la comunicación global, según el libro bilingüe «Word for word – Palabra por palabra» presentado hoy en Londres, en el que 22 expertos analizan la influencia de esos dos idiomas.

Aunque el inglés es la lengua más usada en el mundo, un 20 por ciento de la población la domina como segundo idioma y la hablan cerca de 1.600 millones de personas, el español tiene más hablantes nativos: 420 millones.

La influencia de ambos idiomas sigue creciendo: el número de personas que dominan el idioma de Shakespeare continúa aumentando, mientras que el porcentaje de adolescentes que se presentan a exámenes de español en Europa aumentó un 36 por ciento en el último año.

También en internet son las lenguas dominantes: un 80 por ciento del contenido virtual está en inglés, mientras en español, la tercera lengua más utilizada, hay un 8 por ciento, dos puntos más que en el año 2000.

El libro, publicado por Santillana y presentado hoy conjuntamente en Londres por el British Council y el Instituto Cervantes, también analiza los factores políticos, sociales y económicos que han contribuido a hacer del inglés y el español lenguas globales.

Los expertos también examinan su situación en las diferentes regiones del mundo así como los retos que afrontan en áreas como el aprendizaje del idioma, la ciencia o el comercio mundial.

Según explican en un comunicado las dos instituciones, «Word for word – Palabra por palabra», que se publicará en ambos idiomas, evita presentar el inglés como la única lengua global y demuestra la importancia del español en el mundo de los negocios en Estados Unidos y Latinoamérica.

El disidente chino Liao Yiwu recibirá el Premio de la Paz en la Feria de Fráncfort

Berlín, 21 jun (EFE).- El disidente chino Liao Yiwu, que reside en Alemania desde hace un año, recibirá el Premio de la Paz de los Libreros Alemanes 2012, que tradicionalmente se entrega el último día de la Feria de Fráncfort, anunció hoy el gremio que lo otorga.

El escritor, de 53 años, es un firme cronista que constituye un testimonio de los repudiados en la China moderna, señaló el Gremio de Libreros para argumentar su decisión.

El disidente, nacido en 1958, «se rebela con elocuencia y sin miedo contra la represión política y otorga una voz audible a los desposeídos en su país», agrega la institución.

El prestigioso galardón, dotado con 25.000 euros (unos 31.000 dólares) y entre cuyos premiados figura el fallecido Jorge Semprún -galardonado en 1994-, será entregado el próximo 14 de octubre, en la clausura de la Feria del Libro de Fráncfort.

Ya en noviembre pasado, Liao recibió en Múnich el Premio Hermanos Scholl por su libro «Por una canción y cientos de canciones», en el que relata sus cuatro años en prisión entre 1990 y 1994 y en el que, según el jurado del ese galardón, el escritor «da voz a todos los humillados de China».

Liao, condenado a prisión por el profético poema «Masacre» publicado en la víspera de la matanza de Tiananmen de 1989, se vio obligado a escribir varias veces desde cero este libro «demoledor, furioso y arrebatador», después de que el manuscrito fuera requisado en tres ocasiones por las autoridades chinas.

El autor, que pudo abandonar su país tras hacer la falsa promesa a las autoridades chinas de que no publicaría su nueva obra en el extranjero, se encuentra en Alemania gracias a una beca concedida por el Servicio de Intercambio Cultural Alemán (DAAD) para 2012.

El Premio de la Paz de los Libreros Alemanes recayó el año pasado en el escritor argelino Boualem Sansal, en reconocimiento a su labor en favor del movimiento democratizador en todo el Norte de África.

Entre los galardonados en ediciones anteriores figuran el filósofo alemán Jürgen Habermas (2001), el escritor turco Orham Pamuk (2006), así como el italiano Claudio Magris (2010) y el israelí David Grossman (2011).

»Una sociedad que lee buena literatura es menos manipulable»

21 de junio de 2012
Fuente: informador.com.mx

Vargas Llosa presenta la edición conmemorativa que las veintidós Academias de la Lengua Española han realizado de »La Ciudad y los Perros»

MADRID, ESPAÑA (21/JUN/2012).- Cincuenta años después de que «La ciudad y los perros» ganara el premio Biblioteca Breve, Mario Vargas Llosa no sabe qué influencia pudo tener su primera novela en el Perú de la época, pero está “absolutamente convencido” de que “una sociedad que lee buena literatura es más crítica y menos manipulable que otras”.

“Una sociedad impregnada de buena literatura es más exigente con el mundo en el que vive y con las instituciones que la gobiernan; exige más porque sueña más, porque desea más”, decía ayer Vargas Llosa al presentar ante la prensa la edición conmemorativa que las veintidós Academias de la Lengua Española han realizado de La ciudad y los perros, una novela que contribuyó de forma decisiva al llamado “boom” latinoamericano.

Esta cuidada edición, revisada por el propio autor y coordinada por la Academia Peruana de la Lengua, está ya a la venta en España y, en el plazo de dos semanas, estará disponible en todos los países hispanoamericanos. La publica Alfaguara. Fue su primera “obra ambiciosa” y, al enfrentarse de nuevo a ella, se acordó mucho de aquellos comienzos.

21 de Junio de 2012.

Proponen la venta de libros de texto sin IVU

Fuente: El Nuevo Dia, Puerto Rico

Por Keila López Alicea /keila.lopez@elnuevodia.com

Los costosos libros de texto que año tras año compran padres y estudiantes para la escuela o la universidad podrían estar exentos del pago del impuesto de ventas y uso (IVU) si se convierte en ley un proyecto que ayer recibió el visto bueno del Senado.

Pero aunque los libreros del país elogiaron la iniciativa, aseguraron que se quedó corta, ya que deberían eximir todos los libros que se vendan en Puerto Rico del pago de impuestos.

El propietario de la librería La Tertulia y presidente de la Asociación Puertorriqueña de la Industria del Libro, Alfredo Torres, explicó que los libros no pagaban impuestos hasta que se implantó el IVU, ya que no estaban sujetos al pago del arbitrio del 6.6%.

“La eliminación del IVU sería un beneficio extraordinario porque en Puerto Rico los libros nunca pagaron impuestos hasta que llegó el IVU. Los libros estaban exentos del arbitrio del 6.6%, al igual que algunos productos médicos”, indicó Torres.

“Habría que extenderlo a todos los libros. Es bien problemático para nosotros saber cuál libro es de texto y no paga IVU y cuál libro no es de texto y sí paga. Eso es algo que pasa ahora con los días sin IVU”, añadió Torres.

A partir del 2009, el gobierno estableció que a mediados de julio se permitan tres días de venta de artículos escolares exentos del pago del IVU, lo cual incluye los libros de texto que formen parte de una lista oficial preparada por colegios o instituciones educativas.

El proyecto aprobado ayer por el Senado, de la autoría del presidente senatorial Thomas Rivera Schatz, indica que se eximirán del pago del IVU todos los libros de texto cuyo precio sea de más de $50.

“El costo promedio de un libro de texto es de $100. A modo de ejemplo, un estudiante subgraduado invierte alrededor de $1,000 anuales en los libros que le requieren sus cursos. Según un estudio publicado por la Oficina General de Contabilidad de los Estados Unidos (GAO), los precios de los libros de texto han aumentado el doble de la tasa de inflación en los últimos 20 años”, lee la exposición de motivos del proyecto.

Torres estimó que los padres con niños en escuelas privadas pueden gastar un promedio de entre $600 a $800 en libros al año, lo cual representaría un pago de entre $40 a $60 en IVU.

La gerente de la Librería Educativa en Mayagüez, Verónica Santana, relató que los tres días de venta sin IVU para el regreso a clases son días “para morirse” en ese establecimiento debido a la gran cantidad de padres que llegan hasta el lugar con sus listas repletas de libros educativos.

“Los papás se ahorran $50 o $60 y hasta más al no pagar el IVU. Eso es un montón, sobre todo para los que tienen más de un hijo y llegan a comprar más de una lista de libros”, señaló Santana.

El proyecto de ley asegura que el impacto fiscal que significaría la eliminación de los libros de texto de la lista de artículos que pagan el impuesto sería mínimo, pues asegura que las personas invertirán en otros artículos el dinero que se ahorren del IVU.

Asimismo, el propietario de la Librería Norberto González en Río Piedras aseguró que eximir todos los libros del pago del IVU representaría un impacto mínimo a las arcas del Departamento de Hacienda.

“No creo que sea un impacto grande. Lo más que se vende es al Departamento de Educación y tienes que venderlo sin IVU. Sobre el público lector en Puerto Rico no recae gran peso, si le quitas el pago del IVU a los libros de texto dejas de recibir la mayor parte del dinero y los demás libros no generan tanto”, aseguró Norberto González.

El reportero Antonio R. Gómez colaboró con esta nota.

Literatura con tarjetas prepago

3 de junio de 2012
Fuente: vive.in

La iniciativa de una editorial colombiana permite descargar novelas sin necesidad de transacciones bancarias.

Del mismo modo en que se compran minutos para llamar -mediante una tarjeta prepago-, ahora se pueden comprar libros para leer o para regalar.

El asunto, una iniciativa de la joven editorial colombiana eLibros, es muy sencillo.Se compra una tarjeta y se raspa para descubrir un código. Y con ese, se descarga la obra literaria elegida, que se puede leer en el computador, en el celular o, por supuesto, en tabletas como iPad, Kindle, Kobo y Leer-e, entre otras (ver recuadro).

Y aunque el negocio editorial es, en el fondo, el mismo de gigantes como Amazon o Barnes & Noble -vender libros digitales-, la idea colombiana es novedad en el mundo, pues es una modalidad que no requiere transacciones bancarias por Internet.

«Hay dos diferencias con las formas tradicionales de comprar libros digitales. La primera, que a través de la compra de un medio físico (la tarjeta prepago) usted está adquiriendo un libro virtual, y la segunda, que no se requiere usar la tarjeta de crédito en la web», explica Iván Correa. Él y su socia, Martha Cadena, diseñadores gráficos con más de 20 años de experiencia, crearon en enero del año pasado eLibros, con el sueño de comenzar a editar en español libros digitales.

«Cuando yo comencé a trabajar en Editorial Norma, a principios de los 90, todavía se trabajaba con artes finales y papel fotográfico. Entonces éramos diez diseñadores y un computador», recuerda Iván Correa. Luego vinieron los primeros experimentos de libros electrónicos, a principios de la década del 2000, que, prácticamente, hicieron su debut en el 2007, con la aparición del famoso Kindle. «El libro electrónico está recién nacido y cada vez aparecen nuevos desarrollos alrededor con muchas oportunidades», anota el editor.

Así fue como Correa y su socia comenzaron a conformar sus dos primeras colecciones, cuyas publicaciones se pueden conseguir en su web (www.elibros.com.co), en las principales tiendas on line (Amazon, Apple iBookstore; Kobo y Leer-e) y a través de las tarjetas eBook, que por ahora se encuentran en las librerías bogotanas La madriguera del conejo y Nobel.

Y aunque el dúo de emprendedores sabe que el camino no es fácil, han apostado toda su energía en esta empresa. «El libro de papel no va a desaparecer, pero el electrónico es un hecho. Y las editoriales entran o se quedan», concluye Correa.

¿Cómo disfrutar de uno de estos ‘eLibros’?

Compre la tarjeta, ráspela y vea el código. Vaya a www.elibros.com.co y busque el vínculo ‘descargar tarjeta eBook’. Regístrese con un correo y una clave. Asegúrese de que su dispositivo tenga aplicaciones para libros digitales. Kindle, Kobo y Adobe Digital Edition son algunas de las que se descargan sin costo. Escriba el código del libro y especifique en dónde lo leerá (iPad, Kindle, computador, etc.). Guarde el libro en una carpeta de fácil ubicación.  Abra  desde su dispositivo la  aplicación que escogió.

“América Latina tiene el reto de formar mejores lectores”: CERLALC-UNESCO

23 de abril de 2012
Fuente: CERLALC- UNESCO

Este lunes 23 de abril se conmemora el Día Mundial del Libro.
CERLALC- UNESCO muestra panorama de América Latina en temas
de lectura.

Bogotá, abril de 2012. En el marco de la conmemoración del Día Mundial del Libro y el derecho de autor, el Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (CERLALC-UNESCO), revela un estudio comparativo de comportamiento lector en América Latina, a partir de los datos que aparecen en las encuestas realizadas por ocho países de la región (Argentina, Brasil, Colombia, Chile, México, Perú, República Dominicana y Uruguay),  incluyendo cifras de España y Portugal.

“Es una oportunidad para emprender, con la evidencia empírica a mano, una seria reflexión sobre los impactos que han tenido las políticas públicas dirigidas a fortalecer el acceso de la población a los contenidos editoriales y
a promover mayores niveles de lectura en la región”, afirma el director de Cerlalc-Unesco, Fernando Zapata López.

“Lo primero que hay que destacar en los resultados es que cerca de la mitad de la población de América Latina, cobijada por las encuestas, se declara ‘no lectora’ de libros. Falta de tiempo y desinterés por la lectura son
las razones más frecuentes para justificar este comportamiento. Esto contrasta con las tendencias en el uso del tiempo libre, que en casi todos los países analizados, identifican las actividades relacionadas con los medios audiovisuales, como la principal actividad de uso del tiempo libre”, agrega Zapata.

Según las cifras, en América Latina el menor porcentaje de ‘no lectores’ de libros está en Chile, que en 2011 presentaba un 20% de ‘no lectores’. En Brasil es de 50%, en Argentina es de 45% y en Colombia de 44%.

El índice de lectura de revistas lo encabeza Chile con 47% de la población, seguido por Brasil con 42% y Uruguay con 40%. Colombia registró el índice más bajo con 26%.

En Perú, 71% de los encuestados manifestó leer periódicos, seguido por los dominicanos con el 47%. Brasil registra el menor índice de lectura de periódicos, 15%, seguido por Colombia con 29%. Portugal y España registran un índice de lectura de periódicos de 83% y 78% respectivamente.

Uno de los indicadores más representativos del desarrollo lector de la población es el consumo promedio de libros al año. Chile y Argentina encabezan la lista con 5,4 y 4,6 libros leídos por habitante, respectivamente.  El indicador para Brasil fue de 4,0 libros por habitante al año. En la parte baja se encuentran Colombia y México con 2,2 y 2,9 libros promedio por habitante. España registra un promedio de 10,3 libros leídos por habitante en 2011.

Según el estudio de Cerlalc, las librerías son el principal lugar de compra de libros en la región. Aproximadamente el 60% de la población los adquiere en estos lugares. El  segundo lugar para acceder al libro varía entre los países. Para los chilenos, las ferias del libro son importantes, según el 27% de los lectores. En Brasil, el 18% de la población acude a los quioscos, mientras que 10% de los lectores colombianos adquiere los libros en la escuela. El 24% de los españoles reportó como segunda opción para adquirir los libros los almacenes por departamentos.

La lectura en soportes digitales viene ganando espacio en la región, aunque todavía en una proporción pequeña especialmente de libros. Esta situación puede estar influenciada por la casi inexistente oferta de dispositivos lectores y la escasa oferta editorial en este tipo de soportes.

Según Fernando Zapata, “entender lo que pasa en la lectura y en la mente de los lectores debe ser una prioridad dentro de las políticas educativas y culturales de América Latina. Los gobiernos deben ser conscientes de  la importancia de construir metas e indicadores comunes que proporcionen las herramientas necesarias para impulsar acciones conjuntas en torno a la  lectura y a la incorporación de las tecnologías digitales en los campos de la educación, la cultura y el acceso a la información. Por lo tanto, ninguno de los países debería estar por fuera del mapa de medición de la lectura”.

Y agregó que “el fortalecimiento de la protección de la propiedad intelectual y la actualización de las normas del derecho de autor en el entorno digital son imperativos para la promoción de la creación y el aprovechamiento del potencial regional en la producción de contenidos culturales”.

Mensaje del director Cerlalc- Unesco


Abunda la literatura especializada que señala la relevancia de la lectura, la escritura y el libro en los procesos de desarrollo económico y social, en la actual sociedad del conocimiento.  Esa importancia la entendieron la UNESCO y el gobierno colombiano, cuando crearon en 1971 el CERLALC.

La juiciosa tarea iniciada entonces, encontró eco en Iberoamérica, que hoy trabaja por la formulación y ejecución de políticas públicas de fomento de la  lectura, la escritura y las bibliotecas, además de crear entornos propicios para la creación editorial, la producción y circulación de libros, en los ámbitos del español y del portugués.

Una mirada a la situación actual de la región muestra que, pese a los avances de cuatro décadas, es aún muy grande la brecha con el mundo desarrollado, situación que se refleja en las mediciones internacionales.

América Latina tiene el reto de hacer más visible su creación intelectual en un contexto global, de hacer mejores ciudadanos, formando mejores lectores, y de aprovechar la escala regional para producir más libros de calidad que circulen en papel o por las redes virtuales.

Este esfuerzo puede trascender hacia otros espacios geográficos, en los dominios del español y del portugués, tal como buscan Brasil y Portugal al proponer llevar la experiencia del CERLALC hacia África.

De los cinco centros creados en los años sesenta para fomentar la tarea de promover el libro y la lectura en el mundo, es el de Iberoamérica el  único que sobrevive.

Los bienes y servicios culturales constituyen hoy la veta de una floreciente y prometedora actividad económica, a la vez que satisfacen uno de los mayores anhelos de la civilización: ampliar las posibilidades de acceso al conocimiento y a la información,  contribuyendo a cerrar la brecha social y dando concreción a conceptos como identidad y diversidad cultural.

Argentina da marcha atrás en la última traba a la importación de libros

Parecía un desatino surrealista. Y, afortunadamente, solo duró unos días. La secretaría de Comercio del Gobierno argentino contactó ayer con las principales asociaciones de la industria editorial para comunicarles que las últimas disposiciones habían sido malinterpretadas por el servicio de Aduanas y en unas horas todo volvería a la normalidad. Con esa decisión, el ciudadano común no se verá obligado cada vez que reciba un libro por servicio de mensajería desde el extranjero a pagar el equivalente a unos 50 euros en concepto de tasas y a viajar al aeropuerto internacional de Buenos Aires para retirar su mercancía. Y los editores no tendrán que contratar los servicios de un despachante de aduana cada vez que reciban por mensajería unos cuantos libros.
La medida se puso en práctica a raíz de que el pasado 12 de marzo entrase en vigor una resolución por la que se prohibía la publicación y difusión de libros que posean en sus tintas un contenido de plomo superior al 0.06%. El pretexto justificado en la propia norma era proteger la salud de la población. Pero en realidad se pretende fomentar la impresión de libros en el país y reducir la salida al exterior de dólares.

Esta última disposición venía a sumarse a otras que durante el último año han dificultado la llegada de libros impresos en el extranjero. Varios editores habían advertido a los responsables de la Secretaría de Comercio de que se iba a generar un gran rechazo en la sociedad cuando los ciudadanos tuvieran que retirar los libros en el aeropuerto de Ezeiza, a 35 kilómetros de Buenos Aires. Sin embargo, la norma salió adelante. La semana pasada fue adelantada porLa Nación y poco a poco se fueron generando cientos de protestas en las redes sociales. Un grupo de intelectuales agrupados bajo la marca Plataforma 2012 emitió un comunicado contra la medida: “Causa estupor que el mismo Gobierno que acepta la utilización de sustancias químicas contaminantes en la megaminería a cielo abierto, que traba investigaciones respecto de los perniciosos efectos que causa el glifosato en la salud humana usado en las 18 millones de hectáreas sembradas de soja, que no hizo jamás algún intento de paliar el escándalo ecológico del Riachuelo, alegue ahora razones de índole sanitaria para tomar una medida tan engañosa como falsa”.

El escritor argentino Hernán Casciari escribió un artículo que tuvo gran resonancia en la opinión pública y creó la etiqueta de Twitter #liberenloslibros. Ahí se podían leer tuits como: “La idiotez es una enfermedad extraordinaria. No es el idiota el que sufre por ella sino los demás (Voltaire)”. “En el tema editorial, este Gobierno está dejando una pésima impresión”. “Este año, por el peligro de la contaminación, en lugar de la Feria del Libro se hará la Feria de la Minería a Cielo Abierto”. “Se supo: lo que hizo chocar al tren del Sarmiento fue el exceso de plomo en las tintas de un libro importado”. “Me hace gracia que tenga algún tipo de popularidad el hash #liberenloslibros acá en Twitter. Es como fumarse un porro en comisaría”.

El viernes pasado, algunos responsables de Comercio informaron a los profesionales del sector editorial de que todo se debía a una interpretación de la ley demasiado estricta del servicio de aduanas. Pero tuvieron que transcurrir varios días y varias portadas de los principales periódicos del país hasta que ayer, la secretaría de Comercio comunicase a la Cámara del Libro y la de Publicaciones que ya no será preciso “intervenir” los libros y revistas importados dirigidos a los usuarios y que el problema se solucionará en los próximos días. El diario La Nación reproduce hoy la carta que el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, envió ayer a Gladys Morando, la responsable de la Dirección de Técnica de Importación de la Aduana: «No resulta necesaria la intervención previa de la Dirección de Lealtad Comercial ni la presentación de certificación ni de declaración jurada ni documentación alguna por parte del importador para su liberación a plaza, siempre que la mercadería ingrese para uso o consumo del destinatario y su finalidad no sea la comercialización».

No obstante, las trabas a la importación de libros no han terminado. La resolución que impide la publicación de libros con un contenido de plomo superior al 0,06% sigue vigente. Y en los próximos meses se podrá utilizar para retener en las aduanas grandes partidas de libros destinados al comercio. Algunos libreros se quejan de que, aunque no existe ninguna prohibición de importar nada, las restricciones impuestas desde el año pasado por la secretaría de Comercio han reducido de forma considerable el volumen de libros importados. La directora de la Feria del Libro de Buenos Aires, Gabriela Adamo, advertía ayer en este periódico sobre el daño que las “improvisaciones” del Gobierno están infligiendo en la industria editorial argentina: “Han sido varias las medidas que se han anunciado y luego se da marcha atrás. Con cada una de ellas las cámaras del libro van y tratan de resolverla. Pero es un proceso de desgaste bastante complicado. Esto ya viene desde el año pasado”.

Los estadounidenses leen más «e-books» que libros impresos, según encuesta

 

5 de abril de 2012
Por Amy Gahran, especial para CNN.

Los e-books (libros electrónicos) se están volviendo más populares. También parecen promover el hábito de lectura entre los adultos estadounidenses.
Al menos eso dice la nueva investigación del Pew Internet and American Life Project, que señala que aproximadamente una quinta parte de los adultos estadounidenses han leído un e-book en el último año.
Y si se incluye a las personas mayores de 16 años que han usado un dispositivo de libros electrónicos (e-reader) o una aplicación para leer artículos noticiosos o de revista, la cifra se eleva al 43%.
Los usuarios de e-books tienden a leer más seguido que otras personas que leen solo materiales impresos, encontró el proyecto. En particular, leen más libros.

Un usuario típico de libros electrónicos leyó 24 obras el año pasado, comparado con las 15 reportadas por quienes no utilizan e-readers.
También, un tercio de quienes leen contenido electrónico dicen que ahora pasan más tiempo leyendo que antes los e-books. Esto es especialmente cierto para las personas que tienen tabletas o lectores electrónicos.
Esto puede ser algo bueno para la economía. De acuerdo con Pew, los usuarios de e-books son «más propensos que otros de comprar un libro más reciente, en lugar de pedirlo prestado, y son más propensos que otros a decir que prefieren comprar libros en general».

Los lectores electrónicos y las tabletas (incluidas la Kindle Fire, de Amazon, una tableta modificada con Android) fueron un regalo popular el año pasado. Actualmente, el 28% de los estadounidenses de 18 años o más tiene al menos una tableta o lector electrónico. Y eso sin contar a quienes leen libros en su smartphone o con una aplicación de iPod Touch.
Pew también encontró que los usuarios de e-books a menudo empiezan a buscar libros en línea, una no tan buena noticia para los dueños de las librerías.

Sin embargo, el material impreso todavía lidera el mercado. En el 2011, cerca de tres cuartos de los adultos estadounidenses leyeron un libro impreso, mientras que el 11% escuchó un audiolibro.
En especial, los libros impresos son populares al leer a los niños.
También son una opción popular cuando la gente quiere pedir prestado o prestar un libro, lo que no sorprende.
Recientemente, el autor Dave Taylor explicó paso a paso cómo pedir prestado un libro en Kindle de una biblioteca pública. Aunque no es tan difícil, aún es más complicado que entrar a una biblioteca y tomar una edición del estante.

De acuerdo con la encuesta, existe una ligera preferencia por los e-books para leer en la cama.
Por otro lado, cerca del 20% de los adultos estadounidenses señaló que no leyó un solo libro el año pasado. En general, las personas que no tienen dispositivos electrónicos de lectura son más propensas a no leer.
Además, casi del 20% de los estadounidenses de 16 años o más dijeron que tenían «condiciones físicas o de salud que hacían la lectura difícil o desafiante». La mayoría de estas personas son mayores (el 25% tiene más de 50 años), desempleadas o con bajos salarios. Pero un aspecto interesante de la tecnología de e-books y audiolibros es su potencial para mejorar el acceso a contenido escrito.
La mayoría de los dispositivos de lectura electrónicos permite al lector ajustar la fuente, su tamaño, contraste, ancho de las columnas y otros factores para compensar los problemas de visión. Además, a menudo incluyen tecnología de voz para escuchar capítulos o artículos en voz alta; quizá no sea emocionante, pero es una opción útil.
El costo de los dispositivos de lectura electrónicos sigue cayendo y es probable que en los próximos años empresas como Amazon regalen lectores electrónicos básicos (sobre el principio de que puedes hacer más dinero vendiendo «hojas de afeitar» que «rastrillos»).
Conforme el precio de los lectores electrónicos se aproxima a cero, surgen más oportunidades para las personas que han sido relegadas para acceder a la misma riqueza de información, entretenimiento y educación que las personas con vista normal e ingresos promedio.

Desde la invención de la escritura, la palabra escrita siempre ha roto el balance de poder en las sociedades. Mientras que los e-books pueden haber comenzado una novedad de alta tecnología para los primeros usuarios, pueden llegar a ser un gran ecualizador entre las fronteras de la habilidad, recursos y educación.
*Nota del editor:Amy Gahran escribe sobre tecnología móvil en CNN.com. Es una escritora del área de la bahía en San Francisco, Estados Unidos, y una consultora de medios cuyo blog, Contentious.com, explora cómo se comunican las personas en la era en línea.

Una ojeada a la Feria del Libro de Buenos Aires

3 de mayo de 2012
Fuente: CNN

(CNNEspañol.com) – Las novelas, los ensayos políticos, de historia y los textos de autoayuda han sido los temas más buscados este año por los visitantes de la Feria del Libro de Buenos Aires, que culmina este domingo.
Los organizadores, que esperan recibir a más de un millón de personas en esta edición, dicen que a pesar de que existen otras formas de entretención, el libro no pasa de moda.
Según la directora de la Feria, Gabriela Adamo, este evento “es un fenómeno particular, porque es realmente una fiesta, más allá de ofrecer un catálogo de libros que quizá no están todos en las librerías, ofrece el encuentro con los autores; cursos; mesas redondas; firmas; muchísimas actividades que la gente vive como una salida muy placentera para toda la familia, y que quizá es el ancla y la forma de tirar esa chispa para hacerlos leer durante todo el resto del año».

El público ha podido disfrutar de conferencias, firmas de libros y una amplísima variedad de obras de escritores nacionales e internacionales. Según los organizadores, el autor más popular de la feria ha sido el uruguayo Eduardo Galeano, que presentó su más reciente novela «Los hijos de los días».
Al igual que el año pasado, en esta edición hubo un espacio destinado a la exhibición de nuevos soportes, últimas tecnologías y tendencias en torno al libro electrónico.
Según un informe del Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe, Argentina es el país que registra los más altos porcentajes de lectura en la región y encabeza el consumo de libros per cápita.

Stephen King, ¿un predicador cristiano detrás de sus historias de terror?

9 de junio de 2012
Fuente: cnn.com

(CNN) — Cuando al novelista de horror Stephen King se le preguntó alguna vez el por qué escribía semejantes historias tan grotescas, dijo que lo hacía porque tenía el corazón de un niño… guardado en un frasco sobre su escritorio.
Con ojos somnolientos y esa mueca de “acabo de matar al gato”, King se ve y se escucha como un novelista de horror. Pero cuando el reverendo Paul F.M. Zahl leyó varias de sus novelas descubrió algo nuevo sobre el autor: detrás del terror hay mucha fe.
Zahl dice que muchas de las afirmaciones inspiradoras de la fe cristiana se pueden encontrar en los relatos de King. El maestro del horror ha estado predicando sermones a millones de lectores a través de los años, aunque muchos de los seguidores de King no lo sepan, dice.
“La gente generalmente se inclina a pensar que Stephen King es antirreligioso porque escribe novelas de horror, pero ese un concepto totalmente erróneo”, dice Zahl, un sacerdote episcopal retirado quien ha escrito sobre la sensibilidad religiosa de King en la revista Christianity Today. «Muchos de sus libros son parábolas de la gracia en acción».

¿Desea leer una meditación poderosa sobre el amor sacrificado de Jesús? Revise como King ligó la muerte del prisionero encarcelado en el pasillo de la muerte, el gigante John Coffey cuyas iniciales son “J.C.”, con la crucifixión de Jesús en la novela El Pasillo de la Muerte. La obre de King llamada La Tormenta del Siglo es un relato espeluznante sobre el misterioso encuentro de Jesús con el demonio llamado “Legión” según el quinto capítulo del evangelio según San Marcos. Y la novela épica apocalíptica de King, Apocalipsis, la cual se lee como un relato contemporáneo del Libro de las Revelaciones combinado con un poco del Éxodo, según dice Zahl.
Zahl dice que la fe de King puede sonar ridícula. King, quien acaba de publicar su más reciente novela The Wind Through the Keyhole, ha escrito al menos 50 novelas de horror tales como Carrie y Misery.
Sin embargo, se cuenta con un verdadero grupo literario que se dedica realmente a estudiar la sensibilidad religiosa de King. Varios pastores y autores dicen que King despliega un sofisticado enfoque de teología en sus libros y sus historias están abarrotadas de referencias bíblicas y líneas que fueron sacadas directamente de la biblia.

“Si Dios interpusiera demandas, Stephen King se enfretaría a una demanda por plagio”, dice J.M. Rawbone, un novelista inglés del género de horror que escribió un ensayo sobre los temas cristianos presentes en Apocalipsis.
King, cuyo publicista no contestó nada a una invitación hecha para llevar a cabo una entrevista, ha hablado anteriormente sobre su fe. Él mismo se describe como un cristiano en su sitio web y en otras publicaciones se ha dicho que fue criado como un puro y duro metodista al que se le enseñó a creer en el anticristo.
Algunas de sus influencias literarias son los autores cristianos. En una entrevista, King dijo que fue formado por C.S. Lewis, autor de Las Crónicas de Narnia,y por J.R.R. Tolkien, autor de El Señor de los Anillos. Tanto Lewis como Tolkien eran cristianos devotos que mezclaron la ficción con temas religiosos.
“Siempre quise contrastar la brillante y blanca luz de la verdadera bondad y piedad contra el mal”, dijo en una entrevista de 1988. “No soy un proselitista, y odio la religión organizada. Creo que es una de las raíces del verdadero mal en el mundo. Si realmente desenmascaras a satanás, probablemente encontrarás que lleve puesto un collar de clérigo”.
Sin embargo, la mejor manera de comprender la fe de King no es a través de sus palabras, si no a través de sus historias. Al menos hay tres temas bíblicos presentes en ellas.